adorable-animal-animal-photography-1629781

Todo es actitud

William James fue un filósofo norteamericano que estudió la conciencia y los fenómenos paranormales. Una vez dijo: “El mayor descubrimiento sobre el ser humano es que la persona que cambia su actitud, puede cambiar su realidad”. Todo depende de tu respuesta, de cómo reaccionas ante los hechos: Con fe o desaliento, compromiso o derrotismo. Cuando cambias tu actitud y tu mente, entonces la sombra se convierte en luz radiante. Tu vida no es un enigma sin solución cuando amas de verdad y le das prioridad a los asuntos del espíritu. Tu vida fluye serena, a pesar de los contrastes, cuando sabes detenerte y tomas consciencia. Aprende a entrar en tu interior, examínate reconoce tus vacíos y haz planes para mejorar. Cambiar de actitud no es fácil, pero aquellos que lo hacen se convierten en trabajadores de la luz y en seres conscientes y coherentes.

No obstante, cuesta cultivar una actitud coherente y al pensarlo es bueno recordar a Eugene Ormandy quien fue por muchos años el aclamado director de la Orquesta de Filadalefia. Era también famoso por dichos curiosos o paradójicos como: “Nunca digo lo que pienso, pero me las arreglo para decir algo parecido”. La verdad es que ser coherentes en el pensar, el decir y el hacer es una conquista espiritual. Lo normal para algunos es vivir divididos y, por lo mismo, sostener una batalla desgastante entre lo que se piensa, se dice y se hace. Los platos rotos de ese conflicto interno se pagan con una mala salud mental, emocional y espiritual. Por eso los sabios insisten en la urgencia de actuar con buena consciencia, coherencia y consistencia. Tú eres inteligente si obras con buen corazón, no negocias tus principios y eres flexible sin ser voluble. Así no dirías como Ormandy: “Voy a explicar lo que hago. No quiero confundirlos más de lo absolutamente necesario”.

Un buen guía en el exigente arte de evolucionar con buena actitud es el gran filósofo griego Epicteto. Vivió como esclavo muchos años, fue liberado y murió en el año 135 dC. Te invito a aprovechar algunas de sus sabias sugerencias:

  • No pretendas que las cosas ocurran como tú quieres. Desea, más bien, que se produzcan tal como son, y serás feliz.
  • ¿Quieres salir del grupo de los esclavos? Rompe tus cadenas internas y desecha el temor y los juicios.
  • Culpar a los demás de tus infortunios es andar errado; asumir tu responsabilidad te hace sabio.
  • El sabio participa en la política, pues es un delito no ayudar a los pobres y es cobardía ceder el paso a los corruptos.
  • El adulto yerra cuando enjuicia el hoy con el criterio del ayer.
  • Un barco no debe navegar con una sola ancla, ni la vida con una sola esperanza.
  • La felicidad no consiste en adquirir y gozar, sino en no desear nada, pues sólo así se es libre.
  • Si no tienes ganas de estar frustrado debido a tus deseos, desea sólo aquello que depende de ti.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *