oraciones-poderosas-4

Oración de la noche

Las sombras llegan a la tierra, pero no llegan a mi corazón.

Tú, Señor, eres mi luz y también eres mi descanso.

 

Confío totalmente en ti y sé que me cuidas mientras duermo.

En tus manos pongo el día que ya pasó, en tus manos dejo la noche que llega.

 

El sol se ha ocultado, Señor mío, Pero tú, Jesús, eres el sol que no conoce ocaso.

De día y de noche está conmigo.

 

Gracias por el día que se fue.

Gracias por el reposo que me brindas.

Nada temo porque tú estás conmigo.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *