oraciones-poderosas-202

Oración de la alegría

Mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador, dijo María en su hermoso canto de alabanza. También yo me regocijo en el amor de Dios y en sus maravillas. Dios es la fuente de mi dicha, Dios cambia mis lágrimas por sonrisas.

Descubro a Dios en las cosas más insignificantes y al hacerlo no hay espacio para la ansiedad, sólo para el júbilo y la esperanza. Me gozo en el trino de un pajarito, en los colores de un jardín, en el vuelo de una mariposa, en el canto del agua en la mar o en el arroyo cantarín.

Todo me habla de Dios y de su misericordia. 

Elijo ser feliz con lo pequeño y con lo grande, en la noche y en el día. Descubro vestigios de luz en medio de las sombras y rescato todo lo bueno, incluso en medio de las penas y las fatigas.

Me conmueve el llamado de San Pablo sobre la alegría en su carta a los Filipenses, estando prisionero: ¡Estad siempre alegres! Descubro que la alegría no depende del exterior, sino de un alma en paz y en sintonía contigo, Dios del cielo. Tú eres mi alegría, Señor y me invitas a alegrar a los demás.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *