historias-19

Optimismo y pesimismo

Una mamá no entendía por qué uno de sus hijos era tan positivo y el otro tan amargado Una sicóloga le recomendó que le diera un regalo a cada uno para conocer mejor su reacción. El día que los recibieron estaban ambas a la expectativa y llegó a la sala de la casa el niño pesimista. Se desató en lamentos al tiempo que mostraba una preciosa bicicleta importada: Me la compraron para que me caiga y me fracture, mi primo tiene una mejor, ese asiento talla mucho, este color es horrible, etc.

 Un poco después apareció el niño optimista bien sonriente y muy contento con su obsequio. En sus manos traía sólo una caja con estiércol y cuando le preguntaron por qué estaba tan contento dijo: Me regalaron un caballito pony y voy a salir a buscarlo. La mamá quedó tan impactada que fue y le compró el caballito.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *