historias-21

Fábula china

Una fábula china narra la historia del rico mercader que encargó una acuarela a un eximio pintor. El artista pidió diez meses de espera y, cumplido el plazo, el hombre rico fue a reclamar su obra. Entró al estudio del pintor y se llevó una triste sorpresa: el artista no había trazado una sola línea. Cuando iba a quejarse, el viejo artista sentó al visitante frente al caballete y le dijo que observara atentamente.

 Luego cerró los ojos, se relajó varios minutos y con un trazo seguro comenzó a pintar un paisaje de ensueño. Pasaron las horas y el mercader estaba perplejo y extasiado ante una pintura tan soberbia. El artista terminó, pidió una paga bastante elevada y el mercader dijo que era mucho por un trabajo de pocas horas. Después pagó cuando el maestro le mostró cientos de bocetos con los que se había preparado durante meses.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *