monasterio2

Dos cartas

En una abadía medieval vivía un santo monje reconocido por su sabiduría y su humildad. En cierta ocasión llego alguien a buscar orientación y el monje le mostró dos cartas que le habían enviado. En una de ellas le decían que era un santo y un ser de luz, en la otra lo tildaban de farsante e hipócrita. El visitante le pregunto al monje qué pensaba de dos mensajes tan opuestos y él dijo:

“El primero no me da nada y el segundo no me quita nada. Uno está en paz cuando busca la aprobación de Dios, no de los demás”.
Buena enseñanza que ojalá te mueva hacer lo que te digan tu corazón y tu recta conciencia. No eres más cuando te alaban y no eres menos cuando te critican; lo que eres, eso eres, digan lo que digan. Busca agradar a Dios. Actúa movido solo por el amor y no pierdas tu paz presionado por el que dirán o abatido por la envidia.

Tags: No tags
0

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *