alone-daylight-environment-1679777b

Barack Obama derrotado

En el 2000 Barack Obama era un político derrotado y es bueno saberlo porque es valioso saber perder. En l vida hay inviernos glaciales, pero aquel que confía y persevera disfruta una nueva primavera. Ese año Obama perdió la carrera en su aspiración a la cámara de representantes. Fue difícil, pero se repuso, renovó su entusiasmo y en enero del 2003 anunció su candidatura al senado. Hizo una buena campaña y fue elegido senador en el 2004. Después de esa resonante victoria hizo un elocuente discurso de apertura en la Convención Demócrata en julio de ese mismo año que le dio renombre nacional. El 10 de febrero de 2007 anunció su candidatura para la presidencia de los Estados Unidos y en su campaña afrontó momentos bien complicados como sus derrotas en New Hampshire, Nevada, Pensilvania, Indiana, Texas y Ohio. El actual presidente de los Estados Unidos supo manejar la adversidad y su ejemplo nos ayuda a tomar conciencia de lo malo que es acentuar las crisis o los problemas. Sin negarlos hay que verlos como una oportunidad para cambiar y renovarse. Hay una ley de correspondencia según la cual nos llega lo que nos merecemos. El camino entonces es de aceptación y de transformación. El reto es tomar consciencia, cambiar en el interior y cultivar sólo pensamientos y emociones positivas para que la vida se llene de luz y de amor. Actúas con inteligencia si aceptas las dificultades y las asumes, no como castigos, sino como aprendizajes.

Siempre atraes según tu modo de pensar y sentir, pero sólo lo que te mereces y, si la rueda de la vida te pone abajo, confía que de nuevo estará arriba si no te deprimes y das lo mejor de ti mismo. Desde una perspectiva espiritual no hay fracasos, ni accidentes, ni errores, sólo hay aprendizajes. Te llega lo que te corresponde y todo sucede cuando y como tiene que suceder, ni antes ni después. Culpar o renegar no arregla nada, te impide ver claves ocultas y es un desperdicio de energía.

Una crisis no es para hundirse o buscar culpables, es para encontrar soluciones creativas. En medio del torbellino elude la trampa de ser ciego para ver tus fallas y tener una visión felina para juzgar a los demás. Lo que alabas o criticas en otra persona, muchas veces lo tienes tú mismo y el otro es un espejo que refleja tus propios vacíos, falencias y dones. La adversidad es una maestra que te llama a verte sin tapujos, sin autoengaños, soltar lastre y renovarte. Cuando los problemas no acaban con tu fe tus relaciones y tu paz interior, alégrate porque has avanzado en el camino espiritual. Hoy y siempre conviene recordar este sabio proverbio japonés: Si caes diez veces, levántate once”. La sabiduría china es ingeniosa cuando une dos pictogramas para formar la palabra crisis. Uno simboliza peligro o amenaza y el otro significa oportunidad. Así expresan que cada persona elige tomar la crisis como un peligro o una oportunidad.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *