oraciones-poderosas-7

Al terminar el día

Gracias, Padre, por este día que ya se va y por todo el bien que pude hacer y el amor que recibí. Antes de clausurarlo te alabo por tu infinita grandeza y tu amor sin medida. 

También perdono de corazón a los que me ofenden y te pido perdón por mis actos de desamor. No quiero cerrar este día con cuentas pendientes y me entrego a ti para que limpies mi alma y me llenes de tu paz.

Al hacer un inventario de este día y de toda mi vida, es más, mucho más lo que tengo que agradecer que lo que tengo que pedir. Reconozco, Dios adorado, que eres bueno conmigo y te sobrepasas con tus bendiciones. Incluso con las dificultades que me agobian, sé que me amas y que ellas están allí sólo para que muestre mis dones y crezca con ellas.

Eres un Dios grande y poderoso, eres el único Rey del universo. Miro el cielo y el brillo de todas las estrellas no es nada comparado con tu luz radiante. Mi mirada se pierde en el infinito y todo el universo es sólo un reflejo de tu amor ilimitado. Por eso, antes de ir al descanso, renuevo mi fe en ti y te pido veles mi sueño con tu Espíritu y tus ángeles.

Dame un descanso separador y mañana me levantaré con nuevos ímpetus para servirte y hacer tu voluntad. Te amo, Señor.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *